.

.

Círculos de las cosechas


En este mundo se producen acontecimientos desconcertantes, a veces trascendentes, que por desidia de los medios de comunicación no llegan a la opinión pública o llegan tan manipulados que nadie se los cree. Un buen ejemplo puede ser el de los famosos círculos de las cosechas. Es muy probable que todos hayáis oído hablar de ellos, pero que se tienda a pensar que son un fraude provocado por la acción de dos jubilados ingleses. Aún así estamos en condiciones de decir que es uno de los acontecimientos más importantes con los que se enfrenta la humanidad en este fin de milenio.
Han ido apareciendo cada vez formaciones más complejas con conceptos matemáticos muy de actualidad como pueden ser los fractales. A continuación exponemos un enorme e interesante trabajo que nos presenta Vicente Fuentes tras años de investigación.
Siempre estamos comentando los significados de los misteriosos círculos de las cosechas, un fenómeno que ha ido creciendo con el paso de los años y que en este año 2012 ha sido completamente increible, con figuras relacionadas continuamente con los ciclos y movimientos del planeta Venus, la misma figura que utilizaban los mayas para representar a su dios kukulkan, Quetzalcoatl para las culturas aztecas y toltecas. Los significados de las mas de 8000 figuras registradas hasta el momento, abarcan cientos de temas, estando algunos cientos sin identificarse aun. Hoy vamos a recordar el artículo en el que exponíamos varias interpretaciones de algunas de las figuras mas espectaculares aparecidas hasta día de hoy, aunque como siempre decimos, su interpretación es la que realmente importa ya que el fenómeno es completamente personal, va dirigido a cada individuo que lo veo y su ambigüedad es una parte mas de la complejidad de este fascinante rompecabezas.
El círculo de las cosechas más complejo, hasta la fecha se ha encontrado recientemente en un campo cerca de Barbury Castle, en Wiltshire, Inglaterra, ha provocado el asombro de la comunidad local de matemáticos. Este "círculo en las cosechas" (crop circles) describe un símbolo matemático de alta complejidad.
El círculo, está vez encontrado en un cultivo de cebada (los famosos círculos también son conocidos como "círculos en el trigo" por su aparición frecuente en campos de trigo), mide 46 metros de diámetro y aparentemente representa los 10 primeros números de Pi: 3.141592654.
El astrofísico Michael Reed dijo que "incluso el décimo dígito ha sido redondeado correctamente. El pequeño punto en el centro es el punto decimal". Reed señaló, también, que el círculo encontrado en Wiltshire es probablemente el más complejo hasta la fecha.
Códigos matemáticos y patrones geométricos han sido un factor importante en las formaciones de los también llamados "círculos en los cultivos". Uno de los más famosos círculos, compuesto por una serie de fractales conocidos como el "Julia Set", fue encontrado hace 12 años, en un campo cerca de Stonehenge.
 Lucy Pringue, una investigadora de los efectos de los campos electromagnéticos en los sistemas vivos y quien tiene la base de datos más grandes de "círculos en las cosechas", dijo del acontecimiento "es un parteaguas, un suceso increíble".
Varias hipótesis han sido propuestas para explicar el fenómeno de los "círculos en las cosechas", desde explicaciones científicas hasta paranormales. La mayoría de los científicos sostienen que son escarnios realizados por el hombre o anomalías geológicas.
Doug Bower y David Chorley, ganadores del Premio Nobel, además de crear algunos "círculos en las cosechas" ellos mismos, realizaron un estudio en el 2000 en el que concluyeron que por lo menos el 80% de los crop circles son hechos por el hombre. 




El fénomeno comenzó en el año 1976, cuando aparecen los primeros círculos en Winchester, Reino Unido, ylos medios hacen eco de la noticia. Estos primeros círculos eran simples, de apenas 9 o 10 metros de diámetro, pero con el paso de los años se volvieron más complejos y numerosos. Ya en la década de 1980 el fenómeno se traslada a otros países como Alemania, Nueva Zelanda, etc. Aunque el registro más antiguo fue en Inglaterra, publicado en la portada de un titular de los Estados Unidos, del 22 de agosto de 1678, con el nombre de "El Demonio de Segar". La imagen más curiosa de este titular es de una extraña criatura generando un gran círculo en el cultivo. El agricultor quien dio testimonio para el artículo publicado aseguró haber visto al mismo diablo segando el trigo, antes de pagar cierto salario que su segador exigía por su trabajo.

En 1991 Doug Bower y Dave Chorley se adjudican la autoría de los primeros círculos aparecidos durante mediados de la década de 1970,2 mostrando detalladamente a la prensa cómo los realizaron.Los inventores del fenómeno empezaron realizando simples círculos con la idea de que los ufólogos los consideraran obra de extraterrestres y, cuando el meteorólogo Terence Meaden, especuló con la posibilidad de que fueran consecuencia de tornados, añadieron líneas rectas y rectángulos para frustrar al experto. También cuando los ceréalogos especulaban en los pubs sobre qué resultaría en el fenómeno sorprendente y definitivo de cara a su origen no natural, Bower y Chorley -que solían frecuentar los mismos locales- tomaban nota y, en cuanto podían, hacían realidad los sueños de los expertos.

Sin embargo, existen múltiples indicios que desacreditan completamente la autoadjudicación de autoría por parte de Bower y Chorley. Entre los argumentos citados, destacan la imposibilidad de que ambos ancianos pudieran ser responsables de diseños de hasta una hectárea de extensión, máxime cuando consta que algunos de estos han sido realizados el transcurso de una sola noche. Tampoco parece razonable suponer que dichos hombres, sin formación superior, pudieran representar estructuras tan complejas como el conjunto de Mandelbrot, aparecido el mismo 1991.  La proporción áurea o la curva de Koch en la oscuridad de la noche y sin instrumental topográfico complejo. Finalmente, cabe destacar que en el momento de la confesión se habían registrado ya decenas de miles de círculos distribuidos por cuatro continentes, lo que hace inverosímil la autoría por parte de estos dos únicos individuos de más allá que una ínfima parte.